Skip to main content

Este 4 de marzo se conmemora el Día Mundial de la Obesidad, y nos invita no solo a reflexionar y visibilizar una enfermedad que afecta al 13% de los adultos del mundo y a un 32% de la población en Chile a partir de los 15 años, sino que es un llamado a fomentar prácticas concretas que mejoren la calidad de vida de las personas.

 

La obesidad es una enfermedad que se produce al acumular una cantidad excesiva de grasa corporal y que trae consecuencias de salud graves, como el hígado graso no alcohólico, diabetes, resistencia a la insulina, hipertensión, afecciones cardiacas, ciertos tipos de cáncer, entre otros.

 

Esta enfermedad no sólo está afectando a los adultos, según la OMS, la prevalencia de sobrepeso y obesidad en niños y adolescentes ha aumentado de forma alarmante, del 4% a más del 18% en todo el mundo. Lamentablemente, en Chile la situación no es diferente: los últimos datos del Mapa Nutricional de la JUNAEB arrojan que existe un “aumento sin precedentes de la obesidad, especialmente la obesidad severa”, lo cual es extraordinariamente grave, si consideramos que 4 de cada 10 niños que cursan entre pre-kinder y primero básico tienen este diagnóstico, es decir, un Índice de Masa Corporal (IMC) mayor o igual a 35 kg/m2.

 

La obesidad, no obstante, muchas veces va enraizada a causas profundas, no relacionadas solamente con nuestra dieta, sino que también a la genética, salud mental, estilo de vida, entre otras. Dentro de sus causas, además del consumo de alimentos procesados y ultraprocesados, como bebidas azucaradas, productos de pastelerías, embutidos entre otros, también cabe destacar: aumento del estrés y la ansiedad, falta de horarios ordenados de comidas principales y colaciones, sedentarismo, bajo consumo de frutas, y consumo de porciones de gran tamaño.

 

Ante este escenario, en Sodexo tenemos el Programa de Salud y Bienestar “Equilíbrate”, actualmente implementado en más de 100 Clientes a nivel nacional, que tiene por objetivo entregar los conocimientos necesarios a nuestros consumidores, a través de actividades educativas, que les ayuden a llevar un estilo de vida balanceado y saludable, que mejore a la vez su desempeño en el ambiente laboral y favorezca la calidad de vida.

 

“Equilíbrate”, además, fue destacado por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura), como una de las 10 iniciativas de privados, en América Latina y El Caribe, que contribuyen al combate contra la obesidad y el sobrepeso 2021.

 

Por otro lado, en Chile, con el fin de educar a la población en general sobre hábitos de alimentación saludable, están disponibles las Guías Alimentarias para la Población Chilena del Ministerio de Salud (Minsal), que son un conjunto de mensajes educativos que adaptan los conocimientos científicos sobre alimentación y actividad física a las necesidades de la población general, considerando su situación de salud y factores socioculturales que los afectan.

 

Este es el segundo año en el que se conmemora el Día Mundial de la Obesidad, lo cual responde a una crisis que ha ido en aumento en este siglo y especialmente durante la pandemia, donde estuvimos obligados a adoptar un estilo de vida sedentario y que en muchos casos afectó nuestra salud mental. Por esta razón es importante generar conciencia, primero para entender la raíz de sus causas, y así generar medidas y políticas concretas para combatirla.

 

Leave a Reply