Volver a la rutina y sentirse acompañados son dos de las maneras en que se puede ayudar a personas de la tercera edad a recobrar su salud mental luego de las dificultades que presentó para ellos la pandemia.  

 

Aislamiento y soledad son dos de las principales consecuencias de la pandemia de Coronavirus en los adultos mayores, así lo afirmó la académica de la Facultad de Psicología de la Universidad de Talca, Nadia Ramos.

 

La experta sostuvo que la actual coyuntura ha tenido un impacto negativo en la salud mental de la mayoría de las personas, pero en especial de este grupo etario. “Los adultos mayores se vieron perjudicados de varias maneras durante la pandemia, sobre todo con el distanciamiento físico que era necesario porque sabíamos que era una población de riesgo”, explicó.

 

Este panorama generó en este grupo de la población algunos síntomas que pueden ser complejos. “Ha aumentado la ansiedad y algunas otras dificultades de salud que tienen que ver con la incertidumbre que esto les puede generar”, detalló Ramos.

 

Agregó que “no todos los procesos implican que las personas estén con patologías. Tener dificultades de salud mental o síntomas no es lo mismo que tener un trastorno de salud mental que requiere tratamiento”, enfatizó.

 

Sin embargo, resaltó la experta, hay que estar pendientes de cada caso por si los síntomas persisten por un tiempo prolongado, de manera de tomar las medidas del caso. “Por ejemplo, si una persona antes de la pandemia tenía una una vida más activa con el entorno y hoy en día no quiere salir de casa y quiere estar encerrado porque se siente amenazado, probablemente es una situación que, a lo mejor, requiere un apoyo profesional”, señaló la psicóloga.

 

Retomar el contacto 

 

En la actualidad, cuando las cifras de contagios han disminuido y las restricciones sanitarias son menores, es posible volver a tener cercanía con los mayores y así contribuir a mejorar su estado de ánimo.

 

No obstante, Ramos enfatizó que es importante respetar los tiempos de cada uno para adaptarse a esta nueva situación. “Efectivamente el miedo al contagio no será superado de la noche a la mañana porque cambie la restricción”, enfatizó la psicóloga.

 

“Tenemos que respetar los tiempos que tienen nuestros adultos mayores para poder acercarnos de manera paulatina y de a poco volver a retomar las actividades de rutina, de contacto, de vínculo y de estar más presentes”.

Leave a Reply

Abrir chat